Adalab es una startup social dedicada a impulsar a mujeres jóvenes con dificultades de empleabilidad para que se conviertan en profesionales digitales.

“Lo hacemos a través de un programa que incluye formación intensiva en programación web front-end, coaching en desarrollo profesional, mentoring y prácticas remuneradas en empresas”, explica Inés Vázquez, cofundadora de esta joven empresa.

Adalab nació en enero de 2016 y después de validar y ajustar su modelo con empresas y clientes potenciales, sus fundadores crearon el primer itinerario formativo en desarrollo web front-end con una red de empresas interesadas en incorporar este perfil a sus equipos. “En Octubre de 2016 lanzamos nuestro primer programa piloto con tres alumnas, que terminaron el curso en febrero 2017 y ahora están realizando prácticas laborales en las empresas colaboradoras. Mujeres que llevaban años sin encontrar trabajo o tenían trabajos precarios ahora están iniciando su carrera como programadoras, una profesión que cada día está más demandada. El 27 de abril iniciamos la segunda promoción de “Reinvéntate como programadora” con la colaboración de Fundación Telefónica con 30 mujeres, lo que nos está permitiendo escalar nuestro modelo”, detalla Inés, quien nos cuenta más sobre esta aventura emprendedora que tiene el objetivo de impulsar la carrera laboral de otras mujeres. [Ir a la fuente original]