Emprendimiento Social: de Empresas solo para el lucro a Empresas Sociales con lucro

El emprendimiento social (en inglés, “social enterprise” o “social entrepreneurship”), es una modalidad de empresa o emprendimiento relativamente nuevo, puesto que coloca en el centro de su objetivo final la utizacion de los beneficios obtenidos a través de su lucro en programas sociales, culturales o ambientales, que mejoren el nivel de vida de los beneficiarios del programa. Esto lo diferencia de las fundaciones, asociaciones o instituciones sin fines de lucro, debido a que estas últimas dependen de las donaciones o aportes para la ejecución de las ayudas sociales.

Las empresas de emprendimiento  social, pueden y deben ser autosostenibles, es decir, generar lucro, además de ser creativas y aportadoras de valor agregado, en los productos o servicios que ofrezcan, de allí que buena parte de los beneficios económicos que obtengan se utilizarán como el medio para financiar los programas de ayuda social, cultural o ambiental; sin olvidar que como empresa privada que es, deberá dar beneficios económicos a sus trabajadores y accionistas. Estas características contrastan con las empresas capitalistas tradicionales, debido a que la mayoría sólo persiguen el lucro como fin último para sus accionistas. Así como también se diferencian de las organizaciones sin fines de lucro, las cuales dependen casi en exclusividad de donaciones o aportes. Incluso difieren de las empresas con “responsabilidad social”, puesto que esta responsabilidad con el bien común no está explícita en los estatutos de la empresa, sino más bien es un aporte que este tipo de compañia da, o bien a su libre albedrío, o por exigencia de alguna ley. En el caso de las empresas de emprendimiento social, en sus estatutos deberá estar explícito y definido como sus objetivos principales el apoyo a programas de ayudas. [Ir a la fuente original]