¿Qué nos puede aportar un Coach Social?

José Luis Bodas González,  coach certificado y presidente de la Fundación Futurart. Organismo que acompaña a las empresas asociadas en sus labores de Responsabilidad Social Corporativa.

Es todo un honor para mí poder participar en la primera edición de Forma-Emprende para hablar sobre Coaching Social y más cuando he sido invitado personalmente por Álvaro, a quién quiero, aprovechando la ocasión, felicitar y agradecer que haya puesto en marcha esta iniciativa. La creación de una empresa siempre es motivo de alegría y más si, como esta, está enfocada a la economía social, ya sea con fines o no lucrativos. En cualquiera de los casos prevalece más el enfoque de progreso, cohesión e inserción social y las personal que el capital.

Ya entrando en materia Coaching, en español entrenamiento. Cabe destacar que, no hace mucho tiempo, había bastante desconocimiento sobre esta actividad y sus aplicaciones. Pero, afortunadamente, en la actualidad se encuentra en plena fase de crecimiento y expansión, está cada vez más presente en nuestro día a día; simplemente porque para todo viene bien algo más de entrenamiento ¿no creen?

Para situarnos y de manera muy simple, el Coaching trata de ayudar a las personas a conseguir sus metas y sacar la mejor versión de sí mismas. Su aplicación inicial fue en el deporte, y a consecuencia de sus buenos resultados se empezó aplicar en el mundo empresarial. Tal fue el éxito que se aplica actualmente como metodología en distintas profesiones y diferentes áreas de la vida.

Recientemente ha empezado a aparecer el término “coaching social”. ¿Será que necesitamos un cambio social?, ¿Será que necesitamos unas metas concretas como ciudad? ¿Será que no nos convence el mundo que estamos creando?

En mi opinión, un cambio social debería ser una meta o aspiración global que debe partir de una inquietud interior e individual que pasa por la concienciación y preparación de cada ser humano; y es precisamente es en este punto donde nos puede ser de gran ayuda contar con las aportaciones del Coaching Social, que nos dará las claves para conseguir ese cambio social deseado y cada vez más necesario. 

Sin duda podemos considerar que economía y coaching social, en cierto sentido, van de la mano. Ambos están alineados y apuestan por un cambio social a la hora de hacer empresa, a la hora de potenciar la economía, de concienciar al consumidor de la importancia de dinamizar la economía local y de llevar a cabo su responsabilidad social corporativa. Pero, sobre todo, desde el Coaching en general se trata de asumir la responsabilidad individual sobre todo aquello que nos ocurre y afecta a nuestro entorno y en lo que, de alguna manera, si se puede influir.

¿Qué nos puede aportar un Coach Social de manera tangible? Orientar y conducir procesos de cambios, ayudarnos a gestionar los cambios de diferentes situaciones, ayudarnos a encontrar respuestas ante diversas situaciones sociales y prepararnos para cambios que a priori no estamos preparados, en general tomar más conciencia social.

Considero que el Coaching Social es una gran herramienta para la preparación y entrenamiento de todo ser humano desde la base en general y para trabajadores sociales en particular. Nos sirve para fomentar valores que propicien la cohesión social, la integración laboral, la igualdad y la solidaridad. En definitiva nos ayuda a hacer de este mundo, uno cada vez más habitable. Considero y deseo que esta otra forma de hacer empresa es posible y  que este tipo de empresas sociales, complementado con esta nueva disciplina de Coaching Social, nos haga tomar conciencia y sea un claro ejemplo de cómo la eficiencia empresarial puede convivir con la Responsabilidad Social.  

Me despido parafraseando a León Tolstói  “Todos quieren cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”. En este sentido y desde estas líneas, apelo y reivindico ese compromiso social individual que favorezca el desarrollo local tan necesario en nuestra ciudad en estos momentos. Un cambio que se gesta desde la concienciación interior de cada uno y se expresa a través de todos.  Sin duda, tú puedes contribuir a ese desarrollo local que necesitamos. Es otra manera más de solidaridad y de contribución con tu comunidad. En esta línea una buena economía basada en principios y valores sociales es responsabilidad de todos, no solo de las empresas sociales. 

Se el primero en comentar

Deje su comentario aquí

Tu dirección de correo no será publicada.


*