Restaurante ofrece trabajo a jóvenes privados de cuidados paternos

Pese a los esfuerzos desplegados por el Estado en descubrir a padres de acogida para los huérfanos sacándolos de las instituciones sociales, resulta excesivamente optimista la esperanza de que estos centros sociales puedan desaparecer hasta el año 2025. Esto es así puesto que la llamada desinstitucionalización que se realiza en este terreno, frecuentemente no provoca el cierre de estos hogares para niños privados de cuidados paternos, sino que los transforma en centros en que se queda casi el mismo número de menores. Pero ¿qué pasa con éstos cuando cumplen la mayoría de edad? Pues, abandonan estos centros y comienzan a vivir conforme las reglas que les dicta la calle. Se transforman en mendigos o delincuentes y así se convierten en una amenaza para la sociedad. Las personas que han abrazado por causa ofrecer asistencia a tales jóvenes lo saben y están acostumbradas a solucionar multitud de problemas distintos. La agresividad y la renuencia a hablar de esos jóvenes constituyen su mecanismo de protección más frecuente. Para que uno entienda el comportamiento y la mentalidad de los niños en riesgo, necesitará de tiempo y de mucha paciencia, dice Biliana Mladenova, de la Fundación de Cambio Social e Inclusión Social. Ofreceremos a continuación información sobre la labor de esta organización no gubernamental y su capacidad de emplear el emprendimiento social a los efectos de cambiar la vida de quienes soliciten asistencia. [Ir a la fuente original]